Cada día que empieza es un nuevo día al que hay que dedicarle energía y ganas. Tras haber dormido por la noche, la actitud con la que se afronta el levantarse de la cama es diferente en cada persona. A unas les da por tener mal humor, otras siguen dormidas dos horas después, otras se activan enseguida. Lo cierto es que no hay una fórmula común para el despertar de todas las personas, así como tampoco lo hay en la cuestión del desayuno. “La comida más importante del día” es venerada por unos y apartada por otros. Lo mejor es que si no tienes mucha hambre y no te entra nada cuando te levantas, es mejor dejarlo estar y comer algo cuando tengas hambre

Sin embargo, son muchos los que optan por desayunar, y dentro de este grupo hay diferentes niveles. Nivel uno es lo que llamaríamos un desayuno básico, rápido y que en cualquier día de la semana es así, se tenga que ir trabajar justo después o no. Nivel dos sería el que es un desayuno más contundente y recreado, los que en el fin de semana o días de fiesta se montan un verdadero festín. En este caso, hemos decidido compartir 5 desayunos fáciles y rápidos que puedes hacer cualquiera que sea tu nivel de desayunador. 

Tostadas recién hechas al gusto

El primer desayuno no podía ser otro que no fuera algo de pan, más concretamente, pan tostado. Una de las cosas positivas de desayunar tostadas es que cada día puedes innovar con lo que va encima. Desde las clásicas con aceite de oliva, pasando por las que lleven mantequilla y mermelada, hasta las más elaboradas que parecen sacadas directamente de un gastrobar de moda. Para disfrutar de unas ricas tostadas solo tienes que contar con tu pan favorito, una buena tostadora y los ingredientes al gusto. Asegúrate de que el pan que escoges, además de que esté rico y te guste, sea apto para ti, además de saludable. Cabe mencionar que el pan blanco es uno de los alimentos prohibidos para el estreñimiento, así que es mejor que, si sufres con este problema, escojas un pan integral. Las personas celíacas deben tomar un pan libre de gluten. Así que teniendo en cuenta todos estos parámetros podrás disfrutar de un desayuno fácil, sencillo y sano. 

Bol de frutas

Solemos ver los recetarios llenos de desayunos dulces y preparaciones para conseguir un resultado del tipo bollería. Aunque parezca mentira, muchas veces se nos olvida que lo más fácil es contar un producto fresco totalmente saludable, como son las frutas. Podemos entender que comerse un plátano tal cual puede resultar algo aburrido, pero podemos combinarlo para que parezca otra cosa. Algunos ejemplos: 

  • Kiwi cortado en rodajas con canela. 
  • Plátano sobre yogur y espolvoreado con cacao. 
  • Macedonia de manzana, pera y melocotón. 
  • Fresas con yogur y copos de avena. 

Estos son solo algunos ejemplos, pero las combinaciones se pueden hacer según tus gustos

Tortitas de avena 

Los copos de avena son un alimentos cada vez más presente en las despensas de los hogares. No es de extrañar, ya que su sabor es muy bueno y, además, puede amoldarse a multitud de recetas diferentes. En los desayunos cobra un gran protagonismo, en cualquiera de sus variantes, aunque en este caso la destacamos como principal ingrediente de unas tortitas. Para conseguir unas tortitas de avena solo hay que sustituir la harina convencional de la preparación por harina de avena (se obtiene triturando los copos hasta dejarlos con el aspecto de una harina convencional). Se pueden tomar solas o acompañadas de multitud de ingredientes, como frutas, cacao, mantecas de frutos secos, etc. 

Huevos revueltos

Si para ti el desayuno es la comida más importante del día, seguro que no te importará recrearte un poco más frente a los fogones. Los huevos revueltos son perfectos para empezar el día con mucha energía, ya que es muy posible que los acompañes con un delicioso pan recién tostado. Puedes también optar por acompañarlo con un poco de tomate en rodajas y queso fresco. 

No hay tiempo

A veces la falta de tiempo impide poder pararse a hacer un desayuno en condiciones. Si ese es tu caso, es posible que seas de esas personas que toman un café, infusión o zumo antes de salir de casa y ya almuerces algo más contundente durante la mañana. Nuestro pequeño tip es que tengas siempre a mano una pieza de fruta fácil de comer, como un plátano, o unos pocos de frutos secos, para que si tienes hambre y no puedes esperar, puedas tener un snack saludable listo para comer. 

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...